Crónica: La Cuna de la Legión 2019


Una edición más tomando la salida en La Cuna de la Legión, y con esta son 3 ediciones las disputadas, viendo cómo año tras año crece en todos los aspectos. Pero como su trazado sigue teniendo una exigencia física tremenda. Donde por mucho que se haya entrenado uno, todas las variables hacen que todo pueda cambiar en diferentes puntos.

En esta edición el volumen de entrenamientos era mayor, las sensaciones mejores. Eso no hace más sencillo recorrer los 51 kilómetros de la prueba mucho más rápido, pero sí hacerlo con unas garantías. Nosotros representando al RT 22 nos marcábamos como objetivo bajar de 5 horas, tiempo ambicioso por las condiciones, y por el recorrido que acumula un total de 2900 metros de desnivel. Y dónde esta edición la climatología y las altas temperaturas marcaron mucho la carrera de todos y cada uno de los 3600 corredores que tomaron la salida. Sí! 3600 dorsales, repartidos entre los marchadores de la prueba de 20 kilómetros y la de 50 kilómetros. Una auténtica barbaridad, pero es que las pruebas que forman parte de la Liga Legionaria, están teniendo un arraigo inmenso.

Tomamos la salida, en nuestra lucha por equipos, tenemos que marchar los 5 corredores siempre juntos, y creerme. La complejidad de ir 5 personas corriendo todo el rato juntas con los mismo ritmos sin haber entrenado en todo el año juntos, es muy difícil.
En la salida nos posicionamos, para tener a la vista al resto de equipos, pasan los kilómetros y suben las temperaturas, vamos en tercera posición, por un momento tomamos un relevo y marchamos segundos haciendo un poco de presión para acercarnos al primer equipo.

Pero como suele suceder en este tipo de carreras, a cada uno le llega su pájara en diferentes momentos. Tras verme en el kilómetro 40 con una fuerza y un ritmo muy bueno, era en el 42 cuando el desgaste y la destrucción muscular era tan grande, que la bajada se me hizo una auténtica cuesta arriba. Y justo era ahí donde seguramente estaba la clave de la carrera, llegar a ese punto con la suficiente fuerza para poder rodar rápido y coger al resto de equipos.

Habíamos pasado de estar en una “cómoda” tercera posición a luchar por conseguir llegar a meta.

Y lo conseguimos. Al final el tiempo se nos fue a 5 horas 21 minutos (a nosotros y al resto de corredores, ya que las altas temperaturas hicieron que los tiempos se disparasen para todo el mundo).

Finalmente llegamos a meta en quinta posición, tras sufrir lo nuestro. Con un tiempo de 5 horas 21 minutos. Es sencillamente impresionante poder formar parte de un equipo de tal calidad atlética y humana. Estoy convencido que tarde o temprano nos tocará a nosotros. También quiero apuntar que no es fácil estar durante 3 años corriendo a ese nivel, destacando por equipos en todas las competiciones cívico-militares.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.