Manolo Preciado, el hombre que hizo soñar


No me gusta nada retomar las entradas del blog con una entrada tan triste como esta. Esta madrugada nos ha dejado Manolo Preciado. A lo largo del día de hoy se han escrito mil artículos hablando de él, destacando su trayectoria y su vida, no muy generosa con él.
Yo no quiero repetirme, por todos es sabida la triste historia que desde el 2002 había tenido que vivir, pero porque lamentarnos por ella nosotros cuando el siempre ha destacado lo bueno y no lo malo. Ayer, a muchos nos hizo mucha ilusión saber que sería el nuevo entrenador del Villarreal, aunque fuera un rival directo del Sporting, uno de sus equipos del alma. Pero el mismo decía “siempre seré del Sporting aunque viaje en submarino”. Era de esas personas que aunque no las conozcas personalmente, a través de sus apariciones en los medios o solo con verle en el banquillo te transmitía mucho.
Hoy he leído a Miguel Barrero que “no era el mejor entrenador del mundo, pero si el mejor que jamás el Sporting pudo tener”. Totalmente cierto. Yo, como he dicho en otras ocasiones, siempre he sido más del Barça que del Sporting (equipo de mi tierra), pero cuando en 2008 viví el ascenso del Sporting de nuevo a primera, también viví y pude sentir como una afición acabab de unirse con un entrenador para siempre, más allá de las victorias y de las derrotas.
Todos hemos visto su despedida este año del Sporting, que quizás no supo como club agradecerle todo lo que el le había dado. Pocos entrenadores han sido despedidos, si porque no se le acabó contrato, le despidieron, entre lagrimas por su presidente, entre halagos de sus jugadores y sobre todo con el cariño perpetuo de una afición, que le seguiría y seguirá siempre. Hoy en el Molinón se dieron cita más de 2.000 personas en un homenaje espontáneo para darle una particular despedida. Otra de las cosas que escuché hoy, de Fueyo, Capellan del Sporting, es que “no quería entrenar en segunda, por eso se fue a jugar a primera”. No se si ahora estará en primera, pero estoy segura de que entrenar en segunda con el Villarreal era un reto para él, que estoy segura de que hubiera conseguido.

Hoy toca despedirse de él, cada uno a su manera. Yo os voy a dejar la única foto que tengo con él, una tarde en Mareo, ese día descubrí a un “paisano” campechano, cercano y sobre todo al que le gustaba el fútbol y lo daba todo por ello. Atrás quedan sus declaraciones y sus muestras de que no tenía pelos en la lengua. Muchos echaremos de menos verle por ahí, pero seguramente nadie olvidará que Preciado dio a muchos la oportunidad de soñar, de vivir en Gijón fútbol de primera y sobre todo dio muchas lecciones de vida sin pretenderlo. Ahora no estará para ayudar a más equipos a ascender, pero estoy segura de que muchos le “rezarán” para que ayude de una u otra forma. Descansa en paz Manolo.

Autor: antoniomadrian

Ultradistance athlete, Trailrunner #salomon ambassador #suunto #injinji #Tailwind , escritor de "El mundo en tus pies", comunicador, CM, SEO y redactor en la Revista Trail Run

2 comentarios en “Manolo Preciado, el hombre que hizo soñar”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.